fbpx

Perro de Arriba y Perro de Abajo… o cómo sobrevivir a mis conflictos internos!

Agresiones verbales (1)
24 noviembre, 2020
Cómo romper una relación de pareja de forma saludable y respetuosa.
27 abril, 2021

Perro de Arriba y Perro de Abajo… o cómo sobrevivir a mis conflictos internos!

¿Pelearse, o colaborar?

Ayer, atendí a una pareja que se peleaba y contradecía continuamente, en dos posiciones muy opuestas: rigor, control y solemnidad por un lado, “laissez faire”, espontaneidad y algo fresco e infantil por el otro. Curiosamente, era muy parecido a cómo se despliegan los conflictos internos: la mayoría de las personas tiene una parte de ellas que trata de mantener la disciplina y respetar la norma, y otra que expresa creatividad y espontaneidad. No es sorprendente que estas dos partes estén casi siempre en desacuerdo.

En Terapia Gestalt, estos dos lados de la personalidad se llaman Perro de Arriba y Perro de Abajo, y conforman una polaridad clásica, que invita a ver claramente las necesidades que se encuentran debajo de las posiciones aparentemente contradictorias que ambos lados tienden a mantener.

El Perro de Arriba, (similar al superyó de Freud según el mapa psicoanalítico), se compone de creencias y comportamientos que son intentos de adaptar el yo a la realidad social, es decir, conseguir amor y aceptación y evitar el castigo, el abuso, el rechazo, el abandono y la crítica, controlando el comportamiento con ‘debería’, ‘tengo que’, y creencias contraproducentes como ‘No te lo mereces’, ‘Hay algo mal contigo’ y ‘Eres malo’. La estrategia del Perro de Arriba es reprimir las emociones, como la ira, el dolor y el miedo, así como la alegría y la emoción.
El Perro de Abajo representa el yo espontáneo y expresivo que se centra en la autorrealización, la autoexpresión y la expresión y satisfacción de deseos. Frente a la dominación y las continuas demandas del Perro de Arriba, el Perro de Abajo puede retirarse, arrastrar los pies, rebelarse o hacer todo lo posible para mantener cierta dignidad y satisfacer sus necesidades.

Cuando miro la raíz de los argumentos de ambas partes, generalmente no son contradictorios en absoluto. Ambas quieren lo mejor para mí, quieren que sea feliz, quieren que me sienta segura y amada, pero sus enfoques para conseguirlo son tremendamente diferentes.

En lugar de sentarme pasivamente a un lado y dejar que estos dos se ataquen entre sí (ataque = daños asegurados), lo que funciona es escuchar a ambos lados. Al prestar atención a ambas partes, puedo ayudarlas a ver que quieren las mismas cosas y cómo ambas pueden satisfacer sus necesidades. Permitir que Estructura (Perro de Arriba) y Expresión (Perro de Abajo) se comuniquen e integren sus necesidades, facilita la toma de mejores decisiones, que realmente abarcan todos los aspectos de mí.

Hoy mi Perro de Arriba quería sentarme delante del ordenador a escribir mi post (que “debería” ser quincenal). Mi Perro de Abajo quería aprovechar el luminoso sol de la mañana y salir a pasear, disfrutando de la energía primaveral. Así que se hablaron entre ellos:
“Entiendo, hay que hacer este trabajo. Sólo dame una hora de paseo, luego volvemos a casa y ya te dejo trabajar toda la mañana sin molestar, sé que necesitamos de tu labor.”
“OK, una hora, aprovéchala bien, sólo piensas en jugar!! Aunque la verdad, a mí también me gusta el solecito… mmm… que bien se está… gracias por el paseo…”

¿Adivinas cuál es cuál?

Realmente es como tener niños discutiendo o una pareja peleando en mi cabeza, y es mi trabajo ayudarlos a entenderse y llevarse bien.

Juega con esto por ti mism@. Fíjate cuando comienzas a tener tu propia pelea interna. Tal vez te resistas a levantarte temprano para salir a correr, o quieres reducir el consumo de azúcar pero descubres que constantemente comes en exceso chocolate, o vas procrastinando sin control. Sea lo que sea para ti, fíjate si puedes reconocer los dos lados de ti mism@ y, en lugar de permitirles que te colapsen, escúchalos a ambos con compasión y observa lo que aprendes y cómo todos pueden satisfacer sus necesidades, cada uno en su momento.

Con un poco de atención y cuidado, nuestro Perro de Arriba y Perro de Abajo pueden estar más integrados y pacíficos, aportándonos cada uno lo mejor de sí mismo.

Como siempre, ¡me encantará recibir tus comentarios y reflexiones!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, click el enlace para mayor información.plugin cookies

Aquest lloc web fa servir galetes per que tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades galetes i l'acceptació de la nostra política de cookies,click l'enllaç per a més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Cómo puedo ayudarte?