Cumpliendo años

Duele
11 junio, 2014
Nuestras intenciones al relacionarnos
2 septiembre, 2014

Cumpliendo años

En estos días cumplo años biológicos, y años de profesión en el mundo de la terapia Gestalt. Reflexionando sobre el camino recorrido en estos dos aspectos – el personal y el profesional, tan íntimamente ligados, me preguntaba hoy una amiga qué experiencia me gustaría pasar a otras personas, cuál es el aprendizaje más valioso que destacaría.

Con todo lo vivido y aprendido, me quedo con la transparencia, la honestidad – primero conmigo misma, después con los demás. Pararme a clarificar lo que siento, y actuar en consecuencias. Y una de las acciones más habituales a tomar, es comunicar lo que siento y/o quiero, y ahí es donde muchas veces tropezamos. A menudo ocurre que si comunicamos de verdad, con transparencia y honestidad lo que sentimos y queremos, tenemos miedo de que el/la otro/a se… enfade, se niegue, se aparte, se entristezca, se vaya, se…….  Y para evitarnos ponernos ante el dolor DEL OTRO (auto-engañándonos,  diciéndonos “para no hacerle daño”…), callamos, cedemos, nos conformamos, abdicamos, renunciamos, nos empequeñecemos, nos frustramos…

Años después, aquel asunto que no nos atrevimos a abordar sigue presente, esperando una oportunidad, ese momento de cansancio, esa bronca estúpida, para volver a aparecer con la misma vigencia. Y entonces ya el daño es enorme, se ha acumulado el rencor contra el/la otro/a o contra si mismo, con encima la desesperación por el tiempo “perdido”, las oportunidades malgastadas…

Lo veo a menudo en las terapias de parejas, o en las terapias con personas en proceso de separación. Suelo hacer esta pregunta: cuánto tiempo hace que estás callando? Cuánto tiempo hace que ya te habrías ido? A menudo la respuesta es: hace 4 años, hace 10, hace 15 años… Y entonces pregunto: qué faltó de ti? La respuesta suele ser: no quería hacerle daño, pensé que cambiaría (el/la otro/a), pensé que me adaptaría, me acomodé…

Yo también he vivido la experiencia de tener que comunicar sentimientos dolorosos, he sentido en mi corazón y en mi alma el dolor del final, y el dolor de causarle tristeza al otro. Sé lo difícil que es asumir esa responsabilidad, y más aún cuando la persona que estaba dejando todavía me era querida y apreciada.

También aprecio y me reconozco los valores de coherencia, transparencia y honestidad que ejercité en ese momento, y la paz y tranquilidad interna que me aportaron, a pesar del dolor.

Honestidad para admitir lo que siento, transparencia para comunicarlo, coherencia para asumir las consecuencias. Hoy, pienso que ese es mi mayor aprendizaje, y en ese camino estoy.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, click el enlace para mayor información.plugin cookies

Aquest lloc web fa servir galetes per que tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades galetes i l'acceptació de la nostra política de cookies,click l'enllaç per a més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies