Duele

No te preocupes, no pasa nada.
9 septiembre, 2013
Cumpliendo años
29 agosto, 2014

Duele

Hoy me hablaba una paciente de su proceso de ruptura, de cuánto le duele hacerle daño a alguien que aún ama, a pesar de los desencuentros.

Sí, me duele hacerte daño, mi amor, aunque sé que nuestros caminos se han distanciado mucho, tanto que no sé si hay un reencuentro posible.

Y tengo que escoger entre hacerte daño a tí, o quedarme en una relación que ya no me satisface desde hace tiempo. Y quedarme ahí también sería hacerte daño a tí, aunque de manera más encubierta, más cobarde.

Que difícil ha sido mirarte a los ojos y decirte: ya no puedo más… ya no quiero más… No a tí, a tí te amo, te respeto, te valoro y te quiero. No quiero más de tanta rutina, de tanto desapego, de tanta frialdad, de esta falta de proyecto de futuro.

Que difícil ha sido causar y ver tu dolor, sostener tu dolor, sin caer en el sinsentido de querer evitartelo, o quizás solo posponerlo.

Me gustaría poder acompañarte, consolarte, ayudarte, y sin embargo sé que debo mantenerme a distancia, ocuparme también de mi dolor, de mi soledad, de mi desorientación, de mi propio duelo. De ser coherente, de estar yo también a mi lado, de no ponerme omnipotente ni cuidadora contigo, de confiar en que tú podrás, y en que yo podré

Y duele… no sé que duele más, si mi dolor, o el saber que te he herido.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, click el enlace para mayor información.plugin cookies

Aquest lloc web fa servir galetes per que tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades galetes i l'acceptació de la nostra política de cookies,click l'enllaç per a més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies